17 de novembre 2009

Art a les cobertes

Despietat país de ls meravelles i la Fi del Món
Haruki Murakami
Misteri i melangia d'un carrer, 1914
Giorgio di Chirico

3 comentaris:

Wara ha dit...

El arte en la portada de un libro es un añadido a su valor. Pero observo de un tiempo a esta parte que las portadas no se cuidan tanto, o quizá es impresión mía e ignorancia, que no sé apreciar las nuevas formas de expresión, quién sabe. También es posible que haya de pagarse más por contar con un Chirico abriendo las puertas a tu historia que por la imagen de un joven quizá anónimo. En fin, que me encanta el arte en las cubiertas de los libros, cómo no.

Un abrazo.

núria ha dit...

Yo creo que actualmente muchas editoriales cuidan con mimo las cubiertas de sus libros, el uso de obras de arte conocidas es quizá el recurso más fácil, posiblemente tambien el más caro, es más probable que nos guste algo ya conocido, lo desconocido nos suele asustar.

jordicine ha dit...

M'agrada Murakami. Un petó, Núria.